Uruguay

Un país para invertir, trabajar y vivir

En momentos de turbulencia Uruguay ha logrado preservar estabilidad gracias a su solidez macroeconómica, políticas prudentes, la diversificación de las exportaciones, su fuerte sector bancario y amplias reservas. Esto se suma a la estabilidad jurídica y al bajo nivel de corrupción. La posición geoestratégica de Uruguay, su infraestructura y su régimen fiscal le han permitido posicionarse como un Hub de bienes y servicios para la región logrando atraer empresas que no piensan en un mercado de poco más de 3 millones sino en el del Cono Sur de 300 millones. 

Uruguay viene sumando nuevos beneficios a una política fiscal ya tradicionalmente enfocada en atraer inversiones. Como ejemplo se extendió las “vacaciones fiscales” a los nuevos residentes fiscales en lugar de cinco a diez años.

¿Por qué invertir en Uruguay?

  • Estabilidad política y social.  
  • Solidez macroeconómica. Uruguay cuenta con grado de inversor. 
  • Democracia Consolidada, Seguridad jurídica, Respeto por las reglas de juego. 
  • Importantes incentivos a la inversión extranjera y nacional. 
  • Sin restricciones de dotación de capital extranjero en empresas y transferencia de utilidades al exterior.
  • Clima de negocios favorable
  • Sistema tributario único en todo el país
  • Libre mercado de cambios, sin limitaciones para la compra/venta de moneda extranjera
  • Infraestructura logística y tecnológica destacada en el continente.
  • Mayor penetración de internet y velocidad de descarga de América Latina.  
  • Secreto bancario y tributario sólo pasible de ser levantado por orden judicial. 
  • Capital humano competitivo en servicios de alta especialización y desarrollo.
  • Calidad de vida.

¿Cuál es el marco legal de Uruguay para atraer inversiones?

Si bien la legislación es profusa y en constante adecuación podemos mencionar cuatro pilares de esta estructura jurídica para atraer inversiones.

La ley de Puertos Libres que permite el libre tránsito de mercaderías sin exigencias ni trámites formales. Se exime del pago de impuestos, tasas o tributos a la importación. Es posible realizar actividades que agreguen valor, sin modificar la naturaleza de mercaderías, y reexportar sin imposición.

La ley de Zonas Francas donde se exime el pago de todo tributo para realizar tareas de industrialización, logística y servicios. En Uruguay, estas zonas de economía especial gozan de excepciones aduaneras y fiscales, además de estar excluidas de la jurisdicción de los monopolios estatales. Esto las diferencia de la mayoría de las Zonas Francas del mundo, donde en general, sólo se contemplan beneficios aduaneros y algunas exenciones fiscales de carácter limitado.

La Ley de Admisión temporaria que permite a las empresas importar materias primas e insumos sin pagar impuestos a la importación para producir bienes a ser exportados dentro de un período de 18 meses.

Por último , está la Ley de Inversiones que permite presentar proyectos para obtener exoneraciones fiscales y beneficios especiales para quienes realicen inversiones en Uruguay.

Adicionalmente existen beneficios fiscales e incentivos para sectores específicos. Un ejemplo es la industria de software que tiene beneficios fiscales tanto para la producción y venta en Uruguay como para la exportación.

Otro ejemplo son las empresas que realizan producciones en el sector audiovisual, que no solo tienen ventajas fiscales, sino también incentivos económicos como el programa “cash rebate” que permite acceder a las devoluciones de los gastos realizados en Uruguay.

Esta combinación de factores configuran una mayor fortaleza de Uruguay para atraer inversores que buscan cadenas de valor más protegidas. 

En Carlos Picos Consultora, le brindamos al inversor local y extranjero la asistencia que necesita para establecerse en Uruguay y desarrollar un negocio próspero, gestionando los ámbitos legales, tributarios y contables para que usted cuente con la tranquilidad de concentrarse en el éxito de su negocio.